domingo, 18 de enero de 2009

Margiela por sorpresa.

Pues la verdad es que tenemos bastante suerte durante nuestra excursiones por el mundo...
En Roma disfrutamos de una exposición dedicada a Jean Prouvé en el Ara Pacis; en Siena nos tocó una muy buena de Gordon Matta-Clark y ahora, en Amberes, y una vez más casualidad, una fantástica "retrospectiva" de Martin Margiela en el MOMU.

Aunque sirva para conmemorar el vigésimo aniversario de la Maison, realmente no se puede decir que sea una retrospectiva al uso, pues más que hacer una recopilación de su obra lo que se hace en esta exposición es un repaso a los temas y obsesiones sobre los que Martin Margiela trabaja.

En la muestra se ofrece una visión unificada de espacio y objeto expuesto. El espacio se diluye y muestra diáfano mediante trampantojos fotográficos que muestran las salas vacías, y tras estos se concentran las prendas, iconos y objetos que alcanzan la categoría de fetiches.

El diseño de la exposición corre a cargo de un hombre de la casa, Bob Verhelst, algo que realmente era de esperar puesto que en la Maison se cuidan todos los detalles y se trata a la muestra como un elemento más de su imagen de marca, como una prolongación del maravilloso universo de Margiela.

...la exposición se puede visitar hasta el 8 de febrero...